Proyecto Textil

La confección de bordados es una tradición de identidad y orgullo de los pueblos mazatecos que contribuye además a la economía de las comunidades locales. Este proyecto tiene el propósito de impulsar esta tradición innovando a través del uso de telas e hilos de alta calidad, combinaciones de colores diferentes y tintes naturales, con la intención de alcanzar un mercado que permita obtener mayores ingresos por cada prenda terminada.

El proyecto surgió en diciembre de 2013 con el propósito de integrar a las mujeres al proyecto de diversificación productiva a través de una actividad que es una tradición en la comunidad, que les permite expresar sus habilidades y que además representa una alternativa para la economía familiar. Este grupo, recibió en diciembre de 2013 el apoyo económico de la Comisión Nacional para Desarrollo de los Pueblos Indígenas por $134,500.00 para realizar una serie de pruebas y experimentos utilizando telas, hilos, combinaciones de colores y tintes naturales que no son utilizados regularmente en la zona.

bordadoras03

Con el propósito de desarrollar un proyecto innovador, profesional y acorde con estándares internacionales, solicitamos la asesoría del Dr. Alejandro de Avila, Director del Jardín Etnobotánico de Oaxaca, además asesor y curador del Museo Textil de Oaxaca, quien nos dirigió con Hector Manuel Meneses Lozano, director del Museo Textil de Oaxaca y su grupo de trabajo.

El proyecto inició mediante el análisis del tipo de trabajo que habitualmente se realiza en la comunidad, para así proponer un proyecto innovador pero manteniendo la tradición de los bordados. En principio, se propuso utilizar telas e hilos de alta calidad que permitieran preservar y destacar el detalle y labor de los bordados. Con esta idea se dio inicio al proyecto con la compra de materiales y equipo. En el video a continuación se explican se describen los primeros pasos del proyecto.

Posteriormente, se pidió una serie de muestras ex profeso a las bordadoras para seleccionar aquellas que son propias de las comunidades mazatecas y descartar las que regularmente son copiadas de revistas comerciales de bordado o imágenes tomadas por ejemplo, de películas infantiles de Walt Disney, etc. Adicionalmente,  se realizó una selección de colores de los hilos que habían empleado para de esta manera, reducir la paleta y obtener nuevas combinaciones de color.

pruebas01pruebas02

En el mes de febrero de 2014, se realizó en el Museo Textil de Oaxaca la primer reunión entre la diseñadora Maddalena Forcella, colaboradora del proyecto, y dos representantes del grupo de bordadoras. En esa reunión, se acordó que el grupo realizara una segunda ronda de muestras para ensayar las nuevas combinaciones de colores sobre las telas y con los motivos sugeridos.

Al recibir las nuevas muestras sorprendió a la diseñadora que la mayoría llevaban los colores pero no los motivos esperados. Por el contrario, venían algunos ensayos de dibujo con motivos muy espontáneos, lo cual sugirió que no todas las artesanas saben dibujar los motivos sobre las telas. Es decir, es práctica común en la comunidad pagar por este trabajo y la mayoría solo se dedican a bordar los motivos pasados a las telas por alguien más. Así que, para esta segunda ronda de muestras, pensando probablemente que no valía la pena pagar para un ensayo de color, las artesanas decidieron dibujar ellas mismas con resultados sorprendentes, totalmente distintos a lo que en todo el pueblo se acostumbra hacer para la venta, y en opinión de la diseñadora, con un potencial de diseño muy atractivo.

De esta manera, la diseñadora decidió trabajar una colección basada en estas muestras donde los motivos geométricos por un lado y algunos motivos gráficos por el otro hacían un concepto muy original. Al mostrar los resultados al director del Museo Textil de Oaxaca, se acordó hacer una nueva propuesta a las artesanas al mismo tiempo que estarían trabajando con motivos más tradicionales, dentro de la gama de colores escogida.