Historia del Proyecto

El proyecto inició en septiembre de 2012 con un grupo de 19 familias en las zonas bajas de la Sierra Madre Oriental, en las faldas de la montaña conocida como Cerro Rabón, en la comunidad, Camino de Ixcatlan, en el municipio de San Felipe Jalapa de Díaz, en el Estado de Oaxaca. De acuerdo con el gobierno Federal, esta area es considerada de alta marginación. A la fecha son 22 el total de familias incorporadas al proyecto.

El proyecto se dio como consecuencia del proyecto “Rescate, caracterización morfológica y genética de poblaciones silvestres domesticadas-abandonadas, de posible origen prehispánico de Theobroma cacao L. en el sureste de México”, patrocinado por la compañía Nestle de México, S. A. de C. V., y a través de un curso que impartí en el Tecnológico de la Cuenca del Papaloapan, en Tuxtepec, Oax., donde una estudiante se acercó para decirme que un tío estaba interesado en el cultivo de cacao. Me preguntó entonces si su tío podría hablar conmigo, estuve de acuerdo, y al día siguiente me reuní con el Sr. Alvaro Rafael Rubio. El me comentó que tenía la idea sembrar cacao, que ya lo había intentado pero que finalmente no había resultado. Entonces, me dijo que era amigo de un grupo de personas residentes de una pequeña comunidad, Camino de Ixcatlan, y me preguntó si podría considerar visitarla para explorar la posibilidad de, alguna manera, ayudarlos debido a la escasez de empleos y de dinero en efectivo, es decir, muy poca manera de hacer dinero. La gente, dijo, sobrevive principalmente de sus cultivos y animales de traspatio.

De esta manera, acepté ayudarles, pero entonces decidí que si iba a ayudar, debía convocarse a todos los miembros de la comunidad. A esta convocatoria asistieron alrededor de 48 campesinos. Con la ayuda de un traductor la reunión se realizó en Español-Mazateco. Sin embargo, al terminar la reunión muchos de ellos quedaron desilusionados porque pensaban que como muchos programas de gobierno, yo les llevaría dinero. Les dije que no, que lo único que les ofrecía era ayudarles para que aprendieran como cultivar cacao en un sistema de diversificación productiva. Después de la reunión, solo 18 campesinos y una mujer campesina, decidieron participar. Así, firmamos un acuerdo de colaboración para formalizar el inicio del proyecto.

Para empezar, les mostramos a los campesinos como trazar las parcelas mediante tecnologías rudimentarias como el uso de la “A” para establecer la distribución espacial de las plantas de cacao, el número de plantas por hectárea, así como el tipo y número de las especies acompañantes al cacao en cada uno de los terrenos escogidos.

Trazando los terrenos

esquema

Posteriormente, mediante el proyecto patrocinado por Nestlé, se hizo una donación de alrededor de mil plántulas y adicionalmente se realizaron exploraciones en la zona para localizar árboles de cacao de donde pudiéramos obtener semillas. Una vez localizados, se les mostró la manera apropiada de colectarlos (por ejemplo, no se deben jalar los frutos del tallo pues con eso lastiman el cojinete floral dañando la aparición de nuevas flores y frutos). A continuación se les instruyó en la manera apropiada de germinar las semillas, sembrarlas en bolsas de plástico, establecer el vivero y después pasarlas a campo. Todo este proceso incluyó la participación de hombres, niños, y algunas mujeres.

Selección de Frutos:

historia3

rompiedofrutos

Mostrando como romper frutos

Establecimiento del Vivero:

Establecimiento del vivero

Primer generación de plántulas

Más de nueve mil plántulas propagadas

vivero05

Una vez que las plántulas estuvieron listas, se transportaron sobre las espaldas de los campesinos hasta las diferentes parcelas. Las parcelas no son continuas sino se encuentran dispersas en la zona. Las parcelas presentan distintos grados de perturbación. Algunas parcelas tenían café (actualmente de muy poco valor en la zona), otras eran pastizales para el ganado. El total fue de 8.5 hectáreas plantadas.

historia6

En esta secuencia de imágenes se muestra el desarrollo de una plantación partiendo de un pastizal.

Cacao, plátano, hojas para tamales, yuca

Yuca lista para su cosecha

 

Cosecha de yuca.

Este cultivo es muy apreciado en la región durante la celebración de días de muertos.

Cosecha de yuca

Cuando  las hojas para tamales están listas (conocidas como hojas de Pozol) intentamos una estrategia de venta que consistió en enviar a uno de los miembros del grupo a la ciudad más cercana (Tuxtepec, Oax.) y ver si podría ser un buen negocio su venta. Las hojas se ofrecieron en los mercados, se imprimieron una serie de tarjetas y se compró un celular para poder surtir los pedidos.

Los clones de alta calidad.

historia11

Con la idea de producir cacao de calidad hicimos un arreglo con la Sra. Clara Echeverria, una mujer muy famosa en Tabasco por poseer uno de los diez cacaos mas reconocidos a nivel mundial. Después de algunas reuniones con ella le solicitamos su ayuda para que nos donara algunas yemas para injertarlas en los cacaos de la Mazateca. Ella fue muy amable y consintió ayudarnos, sin embargo, meses mas tarde murió. Un año más tarde, hablamos con su hijo y lo que pudimos conseguir fue que nos vendiera las yemas a un menor precio que el que ofrece regularmente en el mercado. Conseguimos fondos con el gobierno municipal (2014-2016) del San Felipe Jalapa de Díaz, Oax. a donde pertenece la comunidad y nos trasladamos para comprar las yemas y contratar un grupo de injertadores para que realizaran los injertos y a su vez enseñaran a los campesinos locales a injertar. El procedimiento consistió en cortar las yemas por la tarde en el Estado de Tabasco e inmediatamente trasladarlos a la comunidad para que al amanecer se procediera a injertar para evitar la muerte de las yemas.

Corte de varetas

Corte de varetas

Los clones ya injertados.

La transformación. En la siguiente secuencia de imágenes puede apreciarse la transformación de un pastizal en un sistema diversificado de 2012 a 2015. La imagen de abajo corresponden al 5 de diciembre, 2015.

La plantación en lo que fue un pastizal

Los primeros frutos de cacao

historia17 historia18

La participación de las mujeres en el proyecto

Mujeres bordadoras “Mitchiin Tchi-Nea”.

Las mujeres en la comunidad son tímidas, y no parecían muy interesadas en el proyecto de los hombres (sólo una mujer decidió participar en el proyecto de cacao). De esta manera, pensé que para que el proyecto tuviera éxito era indispensable la participación de las mujeres, pero ¿qué hacer? Lo que hice fue invitar a mi tía, Teodora Blanco Guevara, con la idea de que como mujer pudiera ayudarme a romper “el hielo” y que les enseñara cómo ella confecciona dulces de leche, coco, piña y tamales. Después de varias semanas de interacción con las mujeres y trabajar en la cocina de la esposa del patriarca, la Sra. Julia Felipe Llane, las mujeres parecieron tener mayor confianza (todas las mujeres hablan Mazateco, pero no todas hablan español) de manera que les pregunté si les interesaría participar en el proyecto elaborando dulces para venderlos. Sin embargo, me miraron y una de ellas comentó algo como “los dulces están bien, pero lo que a nosotros nos gusta hacer son bordados”.

Primera reunión con el grupo de mujeres bordadoras

Teodora mostrando como elaborar dulces

A continuación me mostraron los hermosos bordados que hacen y contaron que en ocasiones se aparecían personas para pedirles que bordaran en telas e hilos que les llevaban pero que pagaban muy poco por su trabajo. De esta manera, comenté con Alvaro Rafael Rubio, la persona que me llevó por primera vez a la comunidad, y me sugirió que sometiera un proyecto a la comisión nacional para el desarrollo de los pueblos indígenas (CDI) y con ese fondo iniciamos el proyecto de mujeres ($134,500.00 pesos mexicanos). Solicitamos la ayuda del Museo Textil de Oaxaca para que las mujeres bordadoras pudieran aplicar un valor agregado a la calidad de sus bordados y así, se decidió que bordaran en telas e hilos de alta calidad (linos importados de Polonia e hilos mexicanos). Se contrató a una diseñadora italiana, Maddalena Forcella, para que les mostrara, entre otras actividades, como combinar colores, como realizar diseños propios de su cosmología y tradición y evitar estereotipos como dibujos de Disney, etc.

textil1

Adicionalmente, se les impartió un taller para aprender a teñir con tintes naturales como el añil, caoba, etc.

En el laboratorio de Multimedia a cargo de la Maestra Andrea Suardíaz Solé se diseñó el logotipo del proyecto, así como etiquetas, empaques, y un folleto informativo que se incluye en el empaque con las prendas vendidas.

Con el trabajo realizado, las mujeres fueron invitadas por primera vez a participar en la expo-venta que realiza el Museo Textil de Oaxaca durante la Guelaguetza en la ciudad de Oaxaca, en julio de 2014. Como primeros resultados, en tres días de exposición, vendieron prácticamente todas las prendas. Con este éxito, el Museo las propuso para participar en el “XII International Folk Market” en Santa Fe, Nuevo Mexico, en el mes de julio se 2015. El resultado también fue muy exitoso.

Primeros ensayos con las nuevas telas

Primeros hilos teñidos con añil

Maddalena Forcella mostrando los primeros diseños

Diseños terminados

Primera exposición en la ciudad de Oaxaca, Julio, 2014.

Primera exposición en la ciudad de Oaxaca, Julio, 2014.

Primera exposición en la ciudad de Oaxaca, Julio, 2014.

 

Participación en Nuevo México, Julio 2015.

Participación en Nuevo Mexico, Julio, 2015.

Participación en Nuevo Mexico, Julio 2015.

Participación en Nuevo Mexico, Julio, 2015.

 

Con estos resultados solicitamos un nuevo financiamiento a la CDI, esta vez, para construir un edificio especial de trabajo para las mujeres. Conseguimos el financiamiento y el edificio fue inaugurado este 26 de diciembre de 2015.

El taller de bordadoras.

historia22